Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… (vamos, en Madrid)

cartel cificom  2011
Cartel del Cificon 2011

A principios de octubre del año pasado, me hallaba yo en Madrid para acudir a un evento informático (venido a menos en los últimos años). Cabe recordar que la sede de la editorial, y mi propia casa, están en un pueblo de la provincia de Valencia, a 430 kilómetros de la capital.

Desilusionado por el “importante” evento informático venido a menos, iba a volverme ya hacia casa cuando, mirando las noticias por Google Reader, me enteré de que al día siguiente se celebraba el Japan-Weekend en Madrid. Después de consultar la agenda, decidí quedarme a ver aquello. Nunca antes había estado en un Japan-Weekend, y siempre está bien investigar “el mercado” para futuras participaciones.
Sábado a las 11 de la mañana, cargado con un montón de optimismo, aparqué el coche en la Casa de Campo y me dirigí al Pabellón de la Pipa. Me puse a la cola… y esperé.
y esperé…
y esperé…
y esperé…
y esperé…
y desesperé…
Aquello no avanzaba. Miraba mi reloj sin cesar mientras mi desesperación iba creciendo al mismo ritmo que la cola por detrás de mí.
y seguí esperando…
y seguí desesperando…
exposición star wars cificomDe repente, vi a un tipo gritando algo desde la acera. Como no tenía otra cosa mejor que hacer, me quité los auriculares y escuché. Decía algo de dos ferias, de una entrada conjunta, y nosequé mas. ¡Nah! Nada importante. Siguió hablando. Dijo algo de comprar la entrada allí mismo y yo… ¡¡¡¿¿Loqué??!!! Ni sabía de qué iba la otra feria, ni sabía nada de nada. Solo que aquel tipo se ofrecía a venderme la entrada allí mismo, sin más colas. ¡¡Y vaya si acepté!!
Con la doble entrada en mi bolsillo, me acerqué a las puertas. Vi los dos carteles. Por una parte, Japan-Weekend. Por otra, Cificom. Miré las dos puertas, y escogí la que menos gente tenía en la cola.
Lo primero que vi al entrar a la Cificom fue un gigantesco R2D2 inflable que llegaba hasta el techo. Más tarde me enteré de que era el R2D2 inflable más grande del mundo, y que incluso se habló de él en la web oficial de Lucasfilms.
Luego, seguí mirando por el interior de la feria. Para qué voy a mentir: muy grande no era. Pero impresionaba ver tal cantidad de calidad en tan reducido espacio: unos increíbles disfraces de soldados imperiales, guardias del emperador, Darth Vader e incluso un tipo disfrazado de Chewbaccaincreíblemente realista, ¡¡con más de dos metros de alto!! Debía de llevar alzas de más de medio metro, por lo menos.
R2D2 CificomJunto a ellos, una exposición de figuras de LEGO de Star Wars: cruceros imperiales, la Estrella de la Muerte, naves de todos tipos y colores. Y más. A su lado, una exposición de material y figuritas de Star Wars. En el escenario, un Indiana Jones de carne y hueso haciendo demostración de uso del látigo. En la sala de conferencias, media docena de actores de doblaje españoles respondiendo a preguntas de sus fans. Era absolutamente desconcertante escuchar la voz de Gandalf proviniendo de aquel rostro que no era el que se esperaba. Más de una vez miré a mi alrededor para ver en qué inexistente televisor se estaban proyectando películas, con aquellas voces tan conocidas, con esos rostros tan desconocidos.
Más atrás, en el espacio para firmas, actores de la trilogía de Star Wars, firmando a sus fans.
Nunca hemos escondido en esta editorial que somos frikis: Salón pequeño, sí, pero intenso.
Matías, uno de mis amigos, es un fanático de Star Wars. Le llamé por teléfono. La conversación fue tal que así:
Yo: ¿Matías? ¿Dónde estas?
Matias: En Barcelona,en un evento internacional de seguridad informática.
Yo: ¿Y qué tal te lo estás pasando?
Matias: Aburrido. Estoy con un grupo de eslovacos que no paran de beber cerveza. Ya se han acabado las presentaciones, y solo queda seguir así hasta mañana.
Yo: Pues yo estoy en Madrid,en una feria donde tienen una exposición de LEGO de Star Wars absolutamente abrumadora. ¡¡Y qué disfraces!! ¡¡Hay un Chewbacca tamaño real!! La verdad, vale la pena la visita. Y eso que no lo conocía antes de llegar aquí.
Matías:
Yo: ¿Matías? ¿Sigues ahí?
Matias: ¿Cómo has llegado a Madrid?
Yo: En coche
Matias: Te llamo en 10 minutos.
Yo: Ok.
exposición star wars cificom lego

La confianza es tanta que si uno de los dos dice “te llamo luego”, simplemente asentimos, porque sabemos que el otro está obligado a cortar.
Aproveché el tiempo para pasar de Cificom al Japan-Weekend por el enlace interior. Tener las dos entradas me permitía pasar de una a otra sin problemas.
Ensimismado mirando los stands de la Japan, me sonó el teléfono.
Yo: Dime, Matías.
Matías: Hay un tren que sale de Barcelona en una hora. Llega a las seis a Atocha. Estoy con Josep. Espéranos y nos volvemos a casa en tu coche.
Yo: Ok. Hasta luego.

Y colgué.
No he contado que mi idea original era pasar poco más de una hora en el Japan-Weekend, y luego coger el coche y volverme hacia Valencia.
Matías y Josep llegaron a las seis, como prometieron. Al final del día, me tiré 9 horas allí, paseando entre los dos eventos.
En algunos momentos, la verdad, me arrepentí. Sobre todo porque no iba “equipado” para la ocasión y la calor se agarraba a mi elegante camisa con la misma pegajosidad de una babosa. Iba preparado para un evento de informática, no para dos eventos frikis. Pero bueno, a toro pasado, no me arrepiento de nada.
exposicion lego star wars cificom 2011Bueno, excepto tal vez de casi quedarnos sin gasolina a las 11 de la noche por ir hablando tan animadamente con Matías y Josep que ni miré que tenía el depósito casi a cero. De puro milagro encontramos una gasolinera abierta en la ruta, en mitad de ninguna parte en La Mancha. Cabe decir que cuando me di cuenta, apenas quedaba para 14-15 kilómetros de recorrido.
Pero bueno, aquello es historia.
Me gustó tanto la experiencia, que este año repetimos. Pero haremos las cosas bien. Me aseguraré de tener suficiente gasolina en el coche.
Manteneros atentos y sintonizad nuestro blog. Noticias frescas en breve.
v.
La entrada Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… (vamos, en Madrid) ha sido publicada en el Blog de Ediciones Babylon

Share Button

1 comentario sobre «Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana… (vamos, en Madrid)»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.