El bloqueo del dibujante

Hace unos días os hablamos en esta entrada, sobre el bloqueo que sufren muchos escritores cuando nos son capaces de escribir, o llegan a un punto de sus historias del cual no pueden pasar por mucho empeño que pongan en ello, pues las ideas y palabras no fluyen normalmente. Pues a los dibujantes de cómic, ilustradores, creadores gráficos en definitiva… también les sucede.
bloque de dibujante, ediciones babylon, mimitos, henar torinos
A Mimitos no le sale su cómic
Si sois dibujantes (en el término más amplio), habréis sufrido más de una vez ese temible bloqueo a lo largo de vuestra vida como creadores. Al igual que hay períodos en los que parece que el lápiz (o cualquier herramienta, cada uno que lo extrapole a su forma de trabajar) sea una extensión de vuestra mano, en otras ocasiones os dan ganas de cortaros esa misma mano porque creéis que no sirve para nada ya que no conseguís plasmar eso que está en vuestra cabeza. 
No os salen los dibujos o diseños, os parecen mediócres. Lo que sabíais hacer ayer a las mil maravillas, hoy ya no os sale y mañana probablemente sea aún peor. Os dan ganas de quemarlo todo, de romperlo, de borrarlo. Y por más que se empieza de cero, la cosa no sale.
El sentimiento de frustración que invade al dibujante hace que este último acabe por bloquearse más. Y si encima hay que entregar un trabajo, va a peor. Se empieza a dudar incluso de la capacidad de creación. Es como un tapón que impide que las ideas fluyan y se plasmen tal cual las imaginamos.
Bien, pues los bloqueos acaban pasando, sí. Pueden durar horas, días, meses… incluso años en los que los dibujantes andan perdidos y no saben muy bien que hacer con su vida.  Seguro que a muchos os ha pasado. Es como no ser uno mismo, pero cuando se recupera la inspiración y las ganas de crear, se recupera también una parte perdida. Y es muy liberador.
Os vamos a dar algunos consejos a los que tenéis un bloqueo, o lo vayáis a tener (nadie se libra). Cada persona tiene sus métodos, pero hay algunos básicos y lógicos, muy similares a los que comentamos para los escritores.
– Lo principal: no hay que obsesionarse por el bloqueo, y no hay que exigirse más de lo que se puede dar en ese momento. Los dibujantes tienden a querer acabar el dibujo cueste lo que cueste, y eso hace que acabe siendo peor el resultado y aumente la frustración. ¿Cuántos habréis roto lo que andabais haciendo de pura rabia? No es la solución, por muy liberador que pueda parecer. Es mejor alejarse de lo que se está haciendo y pasar a otra cosa, la que sea (otro dibujo, una distracción, ir a comparar al súper, etc.)
-Todos somos humanos y atravesamos distintas etapas personales, muchas cosas escapan a nuestro control. Hay que reflexionar hasta  dar con los  motivos por los que se ha producido el bloqueo. Se suele decir que los artistas son personas mucho más sensibles que otras y tienden más a la depresión y a estados de ánimos no muy buenos. Pero es que no sirve de mucho agobiarse si os pasáis semanas, meses, sin crear. Es algo que os gusta, que está dentro de vosotros, acabaréis por hacerlo de nuevo.
– Lo más normal es que el bloqueo tan pronto como apareció, se vaya. Un día os levantáis con unas ganas tremendas de dibujar y crear, o simplemente os llega la inspiración que te faltaba. Por eso es bueno que miréis lo que hacen otros artistas, para inspiraros. A veces falta una visión sobre lo que queremos plasmar, y consultar la versión de otro autor sobre eso mismo puede ser muy revelador. Empaparse de imágenes y conceptos es muy importante para recuperarse.
-Es bueno aprovechar esas etapas de bloqueo para buscar inspiración: leer, escuchar música, hacer ejercicio físico (desconecta y libera), salir con las personas que queréis, viajar y ver otros lugares y hablar acerca del tema con otras personas que os puedan comprender (no necesariamente otros dibujantes) y aconsejaros. Escuchar a los demás nos puede dar la clave; ellos lo ven desde fuera. Esto puede servir bastante a las personas que viven del arte y no tiene más remedio que desbloquearse lo antes posible.
– Otra opción es intentar encontrar un entorno tranquilo en el que nadie os “moleste”, y poner en práctica las manías y rituales que tengáis para estar a gusto creando (ver la tele, escuchar música, el silencio absoluto…). Y sobre todo no empecinarse ni forzarse. Si no se tienen ganas, o no sale, forzarse es la peor solución, aunque hay personas que trabajan mejor bajo presión. Tampoco es recomendable pasar horas en vela y no dormir lo suficiente, o forzárse fisica y mentalemte. Cuanto peor estemos por fuera, peor por dentro.
-Y por último, algo que suele ayudar mucho, es ponerse metas fáciles. Muchos artistas funcionan marcándose metas, otros simplemente se dejan llevar, pero cuando hay un bloqueo dejarse llevar no es tan fácil, por lo que ponerse pequeñas metas puede ayudar. Eso sí, nada de osbsesionarse con cumplirlas, porque al fin y al cabo solo os obligáis vosotros mismos y no es necesario cumplirlas todas. Un mal muy común entre los artistas es carecer de metas. El autor que  publica, o quiere publicar a toda costa, las tiene, el que no lo consigue puede perder las ganas y rendirse. Rendirse también es una forma de bloqueo, la peor de hecho. Por lo que ponerse metas pequeñas y superarlas puede ayudar a desbloquearse.
Estos son los consejos generales que os damos en caso de que estéis pasando por un bloqueo. Y como una de las mejores cosas que podéis hacer si estáis en dicha situación es hablarlo, os animamos a todos a compartir vuestras experiencias en esta entrada. Seguro que le resultan de utilidad a otros compañeros artistas  😉
La entrada El bloqueo del dibujante ha sido publicada en el Blog de Ediciones Babylon

Share Button

Quizás te interese:

6 thoughts on “El bloqueo del dibujante”

  1. Completamente de acuerdo con Frank Einstein. La inspiración te ha de surgir trabajando. Yo dibujo cada día unas 8 horas aprox. (o más) desde hace 3 años que me dedico profesionalmente (esté inspirado o no) y noto como la progresión (y la inspiración) ha sido directamente proporcional al tiempo dedicado. Mi secreto: dejarme fascinar por el mundo que me rodea e intentar plasmarlo sobre el papel. Y si no estoy fascinado… dibujo igualmente (aunque sea ‘copiando’ a mis ídolos jejeje)
    Aparte de eso sé cuáles son mis puntos débiles y, aunque no me guste, los práctico y los intento mejorar, porque mejorando la técnica se evitan problemas de frustración que pueden desencadenar en un bloqueo.
    Además, hoy en día, disponiendo de la mayor biblioteca internacional de imágenes (google/imágenes) se puede buscar fácilmente la inspiración o referencias por la red que nos ayuden a salir de nuestro bloqueo.
    Espero que mis consejos, aunque no sean muchos, puedan ayudar a alguien 😉

  2. A mí me suele funcionar eso de que “la inspiración te debe pillar trabajando”. Un buen calentamiento es dibujar copiando fotos del periódico o de una revista y así calentar bien la mano antes de ponerte a trabajar.
    El encontrate a tí mismo, tu estilo, es una cuestión más larga. Pero el trabajo y no dejarte desfallecer son claves.

  3. Muy buenos consejos, por suerte yo puedo darme más o menos el lujo de tomarme el tiempo que necesite ya que de momento no soy dibujante profesional.

    Se lo pasare a mis amigas.

  4. Cuando se tiene un bloqueo de los gordos, nada, ABSOLUTAMENTE nada sirve, desgraciadamente. Los tiempos de crisis, donde no puedes permitirte el “lujo” de distraerte si quieres llegar a pagarte el pan del día siguiente, no ayudan demasiado.
    Pero sí que es cierto que no vale la pena obsesionarse, porque eso sólo prolongará dicho bloqueo aún más. Lo que hay que hacer es armarse de paciencia e intentar llevarlo lo mejor posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *